Fragas do Eume: guía para la visita

Fragas do Eume: guía para la visita

Fagas do Eume

 

Fragas do Eume es uno de los bosques atlánticos de ribera mejor conservados de Europa. Dentro de sus 9.000 hectáreas de extensión viven menos de 500 personas, lo que da una idea del estado virgen de estos exuberantes bosques que siguen el curso del río Eume. El parque tiene la forma de un triángulo cuyos vértices y fronteras serían As Pontes, Pontedeume y Monfero. La mejor forma de conocer el parque es a pie. Así, si uno sabe ver, quizá descubra a los juguetones duendes que habitan en él. Robles, chopos, fresnos, alisos, más de 20 especies de helechos y 200 de líquenes se dan aquí. A veces la vegetación es tan tupida que apenas deja pasar la luz. Pero este bosque umbrío y secreto es generoso como sus aguas, fuentes y cascadas. Aquí no hay verde, aquí hay paisajes de mil verdes. Y escondido en el corazón del bosque, el monasterio de Caaveiro, un antiguo cenobio con más de 10 siglos de historia y unas vistas espectaculares de esta “fraga” mágica.

Las Fragas Do Eume, bosque de más de 9.000 hectáreas situado en la ribera del río Eume, que se prolonga durante 100 kms., es uno de los 6 parques naturales que tiene declarados Galicia, y de los que se encuentran en mejor estado de conservación de toda Europa. Con una vegetación increíblemente abundante y variada en la que hay catalogadas más de 20 especies distintas de helechos, 200 de líquenes y muchas otras especies heredadas de la Era Terciaria, es una visita impresionante e imprescindible para todos aquellos que disfruten de la naturaleza y la aventura.

Para sacar el máximo provecho de una visita a este espacio natural, Turgalicia ofrece una serie de consejos de cara a la planificación de la misma, tales como horarios de las visitas guiadas, las restricciones por temporadas para los vehículos, los puntos imprescindibles para visitar y mucho más.

Para saber más, haga click en este enlace.

Entrada anterior
Cedeira, Moeche y Ortigueira impulsan un programa de rutas geológicas
Entrada siguiente
El banco de Loiba se reivindica
Menú